Cómo lograr la leche espumada perfecta

¿Cuáles son los mejores tipos de leche para espumar? (Para capuchinos)

  • La leche descremada o sin grasa produce las burbujas de espuma más grandes y es la más fácil de espumar para los principiantes. Como no tiene grasa, el resultado es ligero y aireado pero el sabor no es tan rico como con otros tipos de leche.
  • La leche al 2% de grasa también hace espuma sin esfuerzo y tiene un sabor más cremoso que la leche desnatada.
  • Con leche entera es más complicado lograr una espuma perfecta, ya que la grasa pesa más que la espuma, sin embargo esto produce un capuchino con más cuerpo y de mejor sabor. Debes practicar para incorporar la cantidad correcta de vapor en la leche para producir un auténtico cappuccino de microespuma.
  • Otros tipos de leche, como la de soja, hacen espuma pero pierden el volumen rápido ya que su estructura proteica no soporta demasiado las burbujas.
  • La leche orgánica y sin lactosa no hacen espuma como los otros tipos. Esto se debe al proceso de pasteurización al que son sometidas.

¿Cuáles son los mejores tipos de leche para espumar? (Para café con leche)

  • La leche descremada, la leche al 2% de grasa, la leche entera, la leche orgánica y la leche sin lactosa proporcionan excelentes resultados para el café con leche.
  • La leche de soja, de almendra, de arroz y coco también pueden ser usadas para una alternativa sin lactosa.

¿Cuál es la temperatura óptima para vaporizar y espumar la leche?

  • Las proteínas de la leche comenzarán a descomponerse y a consumirse alrededor de los 75°C.
  • La temperatura ideal para vaporizar la leche en una máquina de expresso casera es entre 65-68°C.
  • La mayoría de los bares sirven el café entre 68°C y 75°C.
  • 72°C es la temperatura ideal de una bebida que se tomará para llevar.
  • Siempre precalienta las tazas para asegurarte de que la leche se mantenga a una buena temperatura.
  • Los diferentes tipos de leche tienen diferentes puntos de ebullición. La leche de soja hierve antes que la leche entera. Practica espumando tu leche favorita para encontrar la mejor temperatura según tu gusto.

¿Por qué ciertos tipos de leche espuman mejor que otros?

El factor clave para conseguir una buena espuma es utilizar leche fresca y fría.

  • La leche fresca debe consumirse dentro de los 10 días siguientes a su compra y si se utiliza la leche para hacer espuma, úsala dentro de los 5 días siguientes a la compra.
  • La leche debe estar muy fría. Toma la leche directo del refrigerador y prepara la espuma en el momento.
  • Las leches orgánicas y sin lactosa están ultrapasteurizadas y por lo tanto las proteínas se destruyen y no soportan las burbujas de la espuma. No utilices estos tipos de leche cuando intentas conseguir una espuma espesa; funcionan mejor para el café con leche.
  • La leche debe mantenerse fuera de la luz. Es mejor comprarla en envases opacos en lugar de contenedores transparentes.
  • No dejes la leche en el mostrador después de su uso ya que esto puede afectar su frescura. Siempre ponla en el refrigerador cuando termines de usarla.
  • Lava el recipiente de la leche después de usarla. NUNCA vuelvas a vaporizar la leche una vez que fue calentada. Vaporiza solo la cantidad de leche que vas a usar.
  • Nunca añadas leche fresca a la leche que ya fue vaporizada, ya que pueden crecer bacterias.
  • Nunca viertas la leche caliente sobre el hielo, ya que pueden crecer bacterias.
  • Si usas un enfriador específico para la leche, limpia la jarra por lo menos una vez a la semana y cada vez que agregues leche fresca.

La ciencia de espumar la leche

  • Las proteínas y grasas son responsables del lo bien espumada que queda la leche.
  • Al espumar la leche se fuerza el aire dentro de la misma mientras se aumenta la temperatura.
  • La proteína en la leche es lo que estabiliza el aire atrapado, y forma burbujas y espuma.
  • Si la leche tiene demasiada grasa, la proteína no soporta el peso de las burbujas y la espuma será plana.
  • La leche fresca no siempre es consistente y depende de varios factores que pueden alterar el sabor, como por ejemplo: con qué se ha alimentado la vaca, el tipo de vaca, el proceso de pasteurización, cómo se almacenó la leche antes de ser comprada, etc. Todos estos factores contribuyen a la variación de la leche fresca y a su capacidad de producir espuma de forma consistente.

Si quieres preparar un café o un cappuccino perfecto, te recomiendo leer la guía de los mejores espumadores de mano. Y si necesitas preparar espuma para toda la familia, visita la comparativa de los mejores espumadores automáticos.

Deja un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar