Cómo cocinar espinacas frescas

La espinaca es una planta herbácea de hoja verde muy cotizada por sus innumerables propiedades. Se cultiva desde hace más de dos milenios y en la actualidad es protagonista en una gran cantidad de recetas.

Hoy te voy a enseñar una técnica muy sencilla para preparar las espinacas frescas sin que pierdan su valor nutricional.

Cómo cocer las espinacas frescas

Es importante saber los tiempos de cocción de las espinacas para poder conservar sus propiedades. Sigue estos sencillos pasos para lograrlo:

  1. Coloca una olla con agua y una cucharada de sal a fuego alto.
  2. Retira las espinacas del agua caliente e introduce dentro de una taza con agua a temperatura ambiente.
  3. Por último, utiliza un colador para escurrir las espinacas y eliminar el exceso de agua.
  4. Ahora podrás emplearlas en la receta que desees.

Al introducir las espinacas en agua caliente y después en agua fría se corta de golpe la cocción. Esto permite que conserven sus propiedades y no se pierda su valor nutricional.

Una receta muy fácil de preparar y que a mí me encanta son las espinacas frescas salteadas con ajo. Aquí te dejo la receta.

Espinacas frescas salteadas con ajo

Imprimir Receta

Ingredientes

  • 200 gr de espinacas
  • 3 dientes de ajo
  • 1 tallo de apio
  • 2 cdas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal al gusto

Elaboración paso a paso

  • Lava y corta las espinacas y el apio. Puedes elegir entre cocer las espinacas con la técnica antes mencionada o usarlas crudas.
  • Coloca una sartén a fuego medio con 2 cucharadas de aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente introduce los ajos triturados y deja que se doren.
  • Añade las espinacas y el punto de sal y revuelve con una cuchara por un minuto. Tapa la sartén y deja cocinar por 2 minutos más.
  • Sirve caliente o frío.

Notas

Puedes usar esta receta para acompañar tus platillos o como una cena ligera.

A mí me gusta cultivar las espinacas en un pequeño huerto que tengo en casa. Así me aseguro que de verdad estén frescas.

Consejos:

  • Elige las espinacas que tengan las hojas con un tono verde brillante. Evita comprar las que tengan hojas amarillentas o dañadas.
  •  Si las quieres refrigerar asegúrate de introducirlas en bolsas de plástico y saca la mayor cantidad de aire que puedas. No las laves antes de meter en la nevera. Si se almacenan de forma correcta pueden conservarse frescas muchos días.
  • La mejor forma de cocinar las espinacas es dejar hervir por 1 minuto. Si se hierven por más tiempo podrían perder sus nutrientes.
  • La espinaca enlatada carece de muchos nutrientes, por lo tanto, su consumo no está recomendado.

Sea que cultives tus propias espinacas o las compres en el mercado, lo importante es que sepas cómo prepararlas para que no pierdan sus propiedades.

Disfruta de esta sencilla receta y añade un poco de verdor a tu vida.

Deja un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar